día de todos los santos, estaciones, festividades, halloween, teatro

Halloween

o “El día de Todos los Santos”.

Como Wikipedia todos sabemos, Halloween es una festividad anglosajona (aunque mayormente conocida y difundida por Estados Unidos de América) en la que priman los disfraces (tradicionalmente de entes sobrenaturales, como fantasmas, esqueletos y brujas), el truco o trato (trick or treat!), la decoración tétrica (y las calabazas con la cara de Jack O’Lantern), las épicas historias de miedo y ver películas de miedo (aunque ahora serán sustituidas por la lamentable conocida saga Crepúsculo).

Como ya todos sabemos, la popularidad de Estados Unidos ha llegado a nuestra propia casa y, además de contagiarnos la música, la temática en el cine y la importancia del idioma, hemos decidido desde hace unos años incorporar a nuestro repertorio la fiesta de Halloween (a pesar de muchos).

 

A esta festividad extranjera se añade el tradicional Día de Todos los Santos (el cual, ¡oh, maravilla!, es uno de los antecedentes de nuestra fiesta recién incorporada. No va a llamarse All Hallow’s Eve por nada.), un día más bien de luto, pensado para ir al cementerio a honrar y rememorar a los que ya no están a nuestro lado. Aunque suene duro decirlo, una bonita resaca para Halloween.

Esta fiesta también ha generado tradiciones como la representación de Don Juan Tenorio, de la cual hablé en esta entrada precisamente.

 

De cualquier modo, este puente viene para saturarnos a fantasmas, tumbas y, en resumen, ambiente tétrico. ¿Y qué hay más tétrico que el cambio de hora para pasar al invierno?

Depresión, sueño alterado, los días más cortos, las noches más largas… Según los medios, mañana un 70% de la población estará deprimida por el cambio de horario. Si me permitís una opinión personal… para mí está genial dormir una hora más casi sin notarlo.

 

¡El invierno queda a un salto de distancia!

Estándar
internet, menciones, redes sociales

El principio de la sociedad

o “Hasta pronto, Valjean_1862”

Si me permitís ponerme melancólica, permitidme entonces contaros mi comienzo en las redes sociales. Sí, esas páginas donde nos pasamos media vida: Tuenti y Facebook, y algunas secundarias como Sonico o, ya más abiertas, Badoo.

(Sí, todos estáis esperando Twitter, pero quien está dentro sabe que es un microblog y no una red social propiamente dicha, digan lo que digan los medios.)

Mi primera red social fue Facebox. (Lo que nos recuerda otra red social… Quizá por eso ahora se llama Netlog.)

Sinceramente, ahora mismo no sé en qué está consistiendo, ni si es una red muerta o en vías de extinción; pero si sé que, a mis 17 años de edad (contando con que tengo 21, mis 17 años prácticamente los cumplí antesdeayer.) la red social Facebox era más que un cuelgue continuo de fotos y fotos y fotos. Teniendo en cuenta que, colgando más de cuatro fotos, te tocaba pagar… lo más inteligente era colgar la típica foto de perfil y alguna que otra más (aunque de todo tiene que haber.)

Facebox era, más bien, un blog al que le ponías tu cara. Y, ciertamente, ha sido lo más cerca que me he sentido nunca de la blogosfera por que allí te podías encontrar de todo: desde un tío polémico que realmente buscaba gente que viera el trasfondo de sus entradas hasta un nacionalsocialista cerradísimo que adoraba a los animales. A mí me pilló en mi época oscura de crítica social, lo que más aclamaba el público en aquellos entonces y lo que más estaba a la orden del día. Cuando me fui apartando de “caracaja” fue cuando innovaron introduciendo grupos creados por usuarios, chat, ya sabéis, esas innovaciones novedosas de las novedosas redes sociales de moda.

Luego llegó Fotolog, el gran boom. No es una red social exactamente, pero tenías en Friends/Favourites a todos tus amigos y conocidos a la espera de que actualizaran sobre cómo iban sus vidas y, con un poco de suerte, que escribieran una entrada mencionándote (sin contar a los Gold Camera, que se dedicaban a dejar comentarios en todos los fotologs posibles pidiendo effes). Fotolog ha estado ocupando gran parte de nuestras vidas hasta que empezó a decaer allá por 2009 (y creo que me adelanto mucho) cuando Tuenti (y, en menor medida, Facebook) fue ocupando todos nuestros ordenadores (no es lo mismo un tocho con una foto que mil fotos con comentarios insulsos. Tristemente.)

Esta entrada me sirve como excusa para mencionar a unos de los grandes del Fotolog: allí empezaron dibujantes de cómic tales como El Señor Enviteñado, Pip, el cibertroll (una pena que desapareciera, Fakeman era bastante bueno) y, en este caso, Valjean_1862, ese dibujante que plasma la realidad universitaria en general y arquitectónica en ciernes en particular, el amor para todos, tópicos y verdades y, por supuesto, el tipo del banco. Ciertamente, tanto yo como otros muchos esperamos que su Adiós sea un Hasta Luego.

¿Qué nos espera por Internet ahora?

Estándar
filologadas, teatro, vídeos

“Don Juan Tenorio”

o “La tradición del Día de Todos los Santos”.

El 2 de Noviembre de 1964,  Estudio 1 estrenaba por primera vez en Televisión Española la obra dramática Don Juan Tenorio, iniciando así la tradición de emitir la obra de Zorrilla todos los miércoles de la semana del día de los difuntos.

Desgraciadamente, los de mi generación no hemos llegado a ver a Paco Rabal manejando la espada ni a Concha Velasco suspirando de amor vestida de monja, pero hemos escuchado a nuestros abuelos recitar casi literalmente el “¿No es verdad, ángel de amor…?” o, en caso contrario, ido al teatro para seguir la tradición que nos dejó el programa, incluso sin sospecharlo.

Para seguir con la tradición, haré un poco de propaganda gratuita para la compañía teatral Teatro Clásico de Sevilla, añadiéndome a su causa de acercar el teatro clásico a una sociedad en la que el teatro ya no es lo importante: los días 27, 28, 29, 30 y 31 de Octubre y los días 1, 2, 3, 6 y 7 de Noviembre tendremos el placer de verles interpretando, por primera vez en Sevilla,  Don Juan Tenorio en el teatro Quintero.

Excepto los Domingos y el 1 de Noviembre, que será a las 20:00h.,  y el día 6 que hará una interpretación extra a las 18:00h.; la representación será todos los demás días a las 21:00h., y la entrada costará 18€ por persona. Debo añadir que se pueden reservar on-line, pero tan sólo durante unas estrictas 48 horas, y que la taquilla cierra una hora antes de cada representación.

“Por donde quiera que fui,
la razón atropellé
la virtud escarnecí,
a la justicia burlé
y a las mujeres vendí.
Yo a las cabañas bajé,
yo a los palacios subí,
yo los claustros escalé
y en todas partes dejé
memoria amarga de mí.”
Estándar
yay world

Cominciamo.

Gracias al consejo de unos cuantos entendidos conocidos, el blog antes desconocido como Murciélagos en el techo se pasa a WordPress que, aunque más complicado, dicen que huele mejor.

 

Benvenuto a tutti! Vieni a vedere la Tigre Reale sbadigliare!

Estándar