estaciones

“¡Hola, Invierno!

o “¡Adiós, Otoño!”

¡El invierno ha comenzado oficialmente! (Yo estoy feliz porque es mi época del año favorita) ¡Y de qué manera, menuda lluvia!

Este otoño en Sevilla ha sido (cómo no) bastante caluroso al principio, para bajar a unos 23º ó 24º de máxima en Octubre y dándonos un respiro Noviembre con temperaturas máximas de 17º a 20º.

Ya a últimos de Noviembre y principios de Diciembre, el frío empezó a avisarnos de que teníamos que sacar los abrigos con temperaturas máximas que rondaban los 14º, que subirían a 23º después del puente de la Constitución para, al fin, darnos tregua y dejarnos con estas temperaturas invernales.

Sin duda, el día más frío del Otoño fue el pasado 16 de Diciembre con 9º de máxima y 1º de mínima.

Este periodo nos regala a nosotros, los estudiantes universitarios, unas vacaciones larguitas que irán del 23 de Diciembre al 9 de Enero (en los colegios e institutos empezarán incluso antes), entrando al fin en el año 2011; y una hermosa temporada de exámenes a últimos de Enero y principios de Febrero que harán las delicias al organismo de ésta que os habla por la falta de sueño y la sobrecafeinización.

N0s quedaremos secos gracias a los regalos de navidad, pero nos será recompensado con las rebajas que, si no cumplen las amenazas de reducirlas a dos semanas, durarán desde después de Navidad hasta el 25 ó 26 de Febrero.

Como casi siempre, en el periodo invernal los andaluces contaremos tan sólo con un puente, que este año irá del sábado 26 de Febrero al lunes 28, pero se compensará en primavera por el adelanto de la Feria de Abril, de la cual se hablará más adelante.

En fin, la mala noticia es que pasaremos frío. Sevilla está tan acostumbrada al calor inhumano que con cualquier soplo más fresquito de lo normal se encoge con terror. Yo estoy encantada, desde luego.

Os deseo la sorpresa del roscón, que no os queméis con las castañas asadas y que os disfracéis en el pasacalles de Carnaval que, por cierto, este año va del 3 al 9 de Marzo, lo que significa que tendremos unas temperaturas bastante más agradables que el año pasado para echar la fiesta.

¡Feliz invierno a todos!

Estándar
poesía

La vida es literatura.

o “La literatura es vida”.

Cansado.
¡Sí!
Cansado
de usar un solo bazo,
dos labios,
veinte dedos,
no sé cuántas palabras,
no sé cuántos recuerdos,
grisáceos,
fragmentarios.

Cansado,
muy cansado
de este frío esqueleto,
tan púdico,
tan casto,
que cuando se desnude
no sabré si es el mismo
que usé mientras vivía.

Cansado.
¡Sí!
Cansado
por carecer de antenas,
de un ojo en cada omóplato
y de una cola auténtica,
alegre,
desatada,
y no este rabo hipócrita,
degenerado,
enano.

Cansado,
sobre todo,
de estar siempre conmigo,
de hallarme cada día,
cuando termina el sueño,
allí, donde me encuentre,
con las mismas narices
y con las mismas piernas;
como si no deseara
esperar la rompiente con un cutis de playa,
ofrecer, al rocío, dos senos de magnolia,
acariciar la tierra con un vientre de oruga,
y vivir, unos meses, adentro de una piedra.

(Cansancio, Oliverio Girondo)

Estándar
animales, gatos, perros, temas serios

Agradecimiento humano.

o “Por qué los tópicos no son una excusa.”

Ahora que se acerca la navidad pero todavía no está aquí, me gustaría publicar esta entrada.

Los que me conocen levemente saben que soy una gran amante de los animales y, en especial, de los gatos: he tenido gatos pequeños, gatos grandes, camadas de gatos, gatos buenos, gatos malos y, como no, gatos recogidos (de tres que tengo ahora, dos son recogidos de la calle). Esto viene a que la navidad trae recuerdos, sentimientos, experiencias, consumismo, y, como no, animales nuevos a casa.

No voy a ponerme a decir cosas como “entérate primero si el dueño es responsable” ni “piénsatelo antes de comprarlo”: esas cosas están más que repetidas, aunque parece que no acaba de asumirse del todo. Me disculpo porque no estoy muy metida en el asunto de los perros (nunca en mi vida he tenido uno, aunque me encantaría) pero sí sé muy bien cómo funciona el mundo gatuno y, sobre todo, los motivos de abandono.

Aunque nos venden la figura del abandonador (llamémoslo así) como una persona mala, sin sentimientos, sin capacidad para respetar a otro ser vivo y maniqueo al fin y al cabo; la mayoría de las personas que abandonan gatos no son así en absoluto: se trata de personas que, bien no sabía en lo que se metía al tener un animal en casa, o bien no puede seguir con el animal en su domicilio por determinadas circunstancias.

Por supuesto, siempre duele abandonar un animal, ya sea porque se le ha cogido cariño o porque directamente ha convivido con la familia durante un tiempo, y por ello a la hora de abandonar se buscan motivos basados en tópicos muy extendidos (por desgracia).

 

El más duro, sin duda, es a la hora de abandonar al gato en un paradero alejado de todo contacto tanto humano como animal con la excusa de que “los gatos son muy cazadores y podrá sobrevivir”. Y sin duda es cierto, los gatos son una raza muy cazadora, está en su instinto.

Nosotros los humanos también estamos hechos para la supervivencia y, como hicieron una vez nuestros antepasados, podríamos cazar alimento con unas herramientas muy rudimentarias. Pero, aquí en Europa, solemos ir a comprar comida al supermercado y los únicos que suelen cazar lo hacen como deporte (algo muy cruel desde mi punto de vista, pero no quiero meterme en esto ahora) y no como técnica de supervivencia. Si nos sitúan en un paradero desconocido, lejos de toda civilización, nos costaría mucho sobrevivir por mucho que pudiésemos ir y cazar cualquier carnaza. Y, si lo logramos, sería gracias a nuestra inteligencia como seres humanos y no gracias a nuestros instintos naturales, al menos no al cien por cien.

Confiar en los instintos depredadores de un animal doméstico es prácticamente lo mismo: el gato está acostumbrado a que cada vez que tiene hambre y sed la comida y el agua está en su sitio, y que el humano de turno viene a echar cuando ya no hay. Los gatos, entonces, cazan, pero no con la finalidad de sobrevivir sino con la finalidad de juego (y, cuando son mas mayores, cazan para dar regalos a los humanos en caso de que le caigan bien. Mi gata nos ha dejado varios saltamontes muertos al lado de nuestras camas. No es agradable, pero al tiempo deja de hacerlo: si no se agradece, ¿para qué seguir?) y esto no cambia cuando está en condiciones extremas: el primer instinto del gato será buscar vestigios humanos y, ya cuando pasa un tiempo, intentar sobrevivir con lo que se pueda. Huelga decir que un gato en estas situaciones tiene muy pocas probabilidades de sobrevivir.

Después los hay con “más consideración” hacia el animal y lo dejan junto a una manada de gatos “para que esté con los de su especie y no sufra tanto”.

Los gatos son muy monos, pero son una raza extremadamente desconfiada a lo desconocido: si un gato se ha criado en una colonia de gatos verán al ser humano como una clara amenaza, no como un amigo. Lo mismo pasa al contrario: si un gatito crece confiando en los seres humanos no va a ser tan fácil para él relacionarse con otros gatos.

Nosotros, los seres humanos nos encontramos en situaciones desconocidas con humanos desconocidos muchas veces en nuestra vida, pero nuestro impulso (y deseo) es intentar encajar en la nueva situación e intentar entrar en el grupo, y éste (normalmente) será receptivo y querrá que entres. Somos una raza social, al igual que los perros.

El caso de los gatos es muy distinto porque son una raza solitaria, pero con cabida a amistades. Me explico: un gato impregna de su olor a todas “sus cosas”, y lo mismo con otros gatos, para poder marcar su territorio y desconfiarán de todo aquello que se aleje a “lo suyo”. Además, los gatos callejeros suelen ser violentos con aquellos gatos que intentan penetrar “su espacio” sin permiso.

Mi caso personal es el siguiente: Mi gato más pequeño (de edad, de tamaño es un tigre) fue recogido hace casi un año porque fue abandonado de pequeñito en un parque. Al estar en una casa con humanos (se veía porque intentaba acercarse a cualquier humano maullando y ronroneando) no tenía idea del contacto con otros gatos e intentaba de cualquier manera encontrar una mamá, acercándose a las gatas hembras e intentando mamar (apunte: los gatos maman, ya sea de la madre o de cualquier objeto, hasta una edad relativamente avanzada. Es como un tipo de chupete). Como ya he dicho, la reacción de estas hembras era extremadamente violento. Tampoco le dejaban comer en el mismo sitio que ellos (un hombre va a echar pienso a los gatos del parque todos los días) con lo cual tendía a comer de la basura. Nosotros lo vimos de esa guisa y, ya en casa, intentaba seguir comiendo de la basura aun teniendo un comedero con pienso sólo para él (también debemos tener en cuenta que a mis gatas no les hizo mucha gracia este repentino hermanito): estaba condicionado a no entrar en ningún sitio que fuera territorio de los otros habitantes gatunos. Tampoco se separaba de nosotros en ningún momento y maúllaba lastimosamente cuando se quedaba solo en alguna habitación de la casa. Huelga decir que tenía el estómago hecho un desastre y estaba plagado de chinches.

Creo que sobran las conclusiones: el gato puede que sobreviva, pero en condiciones muy malas y pasando por un auténtico calvario todos los días. Podría meterme en las agresiones humanas o caninas a estos bellos animales, pero prefiero obviar el tema. Casi ningún gato tiene la suerte de ser adoptado en estas condiciones.

 

Podría seguir enumerando circunstancias, pero estas dos son las más comunes y las que más conozco por terceras y cuartas personas. Sigo repitiendo que no quiero decir lo que ya se sabe, pero espero que, como mínimo, ésta entrada os empape a ustedes, que me estáis leyendo, y que, si tenéis oportunidad, desmintáis estos tópicos sobre estos animales (aunque creo que estoy diciendo cosas que se suelen saber).

 

Para terminar y si estáis totalmente seguros de tener un animal en casa, no sigáis el impulso de ir a la tienda de mascotas más cercana para gastar uno de vuestros preciados riñones en un adorable cachorrito: al ser tan adorables, tan limpios y tan nuevos, si alguien quiere un perrito o un gatito va a ir allí a agenciarse uno casi sin pensar.

Si queréis tener un buen gesto, id a cualquier perrera o a una protectora de animales y haced un favor a aquellos animales que no han tenido suerte con nosotros, la raza “inteligente”. De todos modos, os dejo éste link de adopción on-line con la esperanza de que sirva de algo. Intentaré poner un banner durante la navidad de caracter no-oficial (ya que, hasta la fecha, no he encontrado ninguno de la página) porque supongo que actualizaré durante las fiestas y el link no se verá.

Adoptad perros y gatos en 8patas.

 

Y recordad, si no se puede tener el animal en casa, más vale cederle el gusto de tenerlo a otra persona que quedárselo y luego arrepentirse.

Estándar
yay world

Contacto

o “¡Murciélagos en el techo ya puede ser insultado con comodidad!”

¡Si es verdad!

Hace poco estuve repasando el blog de Gina Tost (¡que también tiene dibujines!) y leí cierta entrada que me hizo hacer un gran facepalm.

Y es que no hay manera de que contactéis conmigo así en privado ¿Cuántas preposiciones indecentes observaciones no me habréis dejado por no tener una dirección para insertar en la barra de direcciones? (Valga la redundancia)

Supongo que pocas; la mayoría de vosotros, mis espectadores lectores, me conocéis casi en persona y sí que tenéis mi correo electrónico. O el placer de ir a la biblioteca y darme una colleja constructiva. ¡Pero esa no es la cuestión, leñe!

Mi blog no es el más original del mundo, tampoco tengo muy clara la temática ni el estilo (estoy empezando, dadme tiempo, que soy estudiante) pero como quiero que sea un blog abierto, aquí tenéis:

murcielagosdigame@gmail.com

Mille Gratzie!

Estándar
menciones, temas serios

3 de diciembre

o “Cuando se revolucionó el mundo”.

3 de diciembre de 2010. La gente comenta algo de que los aviones no pueden salir. Yo, como siempre, ignorante de todo, pregunto que qué pasa. Me lo explican, pero no lo entiendo. Cuando me meto en Twitter es otra la historia.

#controladores es trending topic, y en mi time line no se habla de otra cosa: en España, el 70% de los controladores aéreos se dan de baja en señal de protesta dejando a centenares de personas atrapadas en los aeropuertos y siembran el caos. Así, al no dar su brazo a torcer, el gobierno español declara el estado de alarma en el país por primera vez en nuestro periodo democrático (parece ser que una de las condiciones para convocar el estado de alarma es la paralización de servicios públicos esenciales para la comunidad).

¿Qué conlleva el estado de alarma?

Ya lo sabréis: suspensión de derechos inmediata. Aunque no se ha notado mucho por aquí, el estado de alarma nos impide circular por determinados sitios a determinadas horas o limitar o racionar recursos y alimentos de primera necesidad entre otros. El estado de alarma, por fortuna, sólo se localiza en los aeropuertos y sus dependencias.

Los aeropuertos fueron militarizados y los controladores fueron convocados uno a uno a sus puestos de trabajo, siendo la negativa el incumplimiento de una orden de alto mando militar (sí, lo que os imagináis, cárcel). Así, los controladores fueron ocupando también uno a uno sus respectivos puestos de trabajo y todo volvió a la “normalidad”. Eso sí, 442 expedientes han sido abiertos y el estado de alarma se pronlongará durante unos días más.


Por otra parte, llega a nuestros oídos que hay nueva información filtrada en Wikileaks: unos telegramas confidenciales enviados entre los embajadores estadounidenses de cada país valorando a los líderes mundiales o al terrorismo.

Esto, como se puede suponer, ha sido un gran boom: la seguridad de los estados puede verse afectada por las denominaciones a los líderes nada sutiles, el espionaje, los sobornos, bueno, una maravilla. Tanto así que la empresa que mantenía la página deja de darle el servicio alegando ilegalidad al “dar información falsa de su lugar de residencia al abrirla”.

Esto pasó también el 3 de Diciembre.

Naturalmente, ahora Wikileaks pervive en ciertos dominios vivita y coleando, pero no así su fundador: Assange, el fundador de la página, se entrega a la policía en Londres a causa de diversas denuncias que le acusan de delitos sexuales, aunque no paran de recalcar que, más que una acusación, es un pedido de interrogatorio (qué bonito suena todo con las palabras adecuadas). Aun así, si queréis saber lo que la gran potencia piensa sobre nuestro país, El País lo tiene todo.


(Esta entrada la ha inspirado Mere con estas imágenes.)

Estándar
erasmus

Posibilidad de marchar

o “La maldita palabra con E”

Es inevitable: no puedo dejar de decir la palabra con E ni de pensar en ella. Que si se ha caído el servido de la E, que si mira los destinos que me ofertan en la E, que si quiero irme de E, E, E , E.

Y es que de decir “Pues yo quiero ir” a ponerse manos a la obra hay una diferencia: antes de elegir destinos te pones a buscar ciudades, precios, opiniones en blogs (parece ser que todo el que se va de E tiene que hacerse un blog que explique el proceso por fuerza. Eso no lo ponía en las bases de la convocatoria. Bueno, espero que me sean útiles), te asustas, te ilusionas, te acuerdas de que aún no has solicitado nada…

Espera. Antes de esto hay más cosas… Ah.

Te apuntas para hacer el examen de idiomas (inocente yo, creí que esto era 2008 y que se hacían en Diciembre), repasas y repasas (en mi caso, con prisas porque resulta que este año la prueba fue el 29 de Octubre) y haces la prueba (llegas con tu boli y resulta que era en lápiz. Vamosnomej Reparten lápices). Lo divertido es que luego te dejan apuntarte tus respuestas en un papelito y al par de días publican dichas respuestas en un papel. Tú, rotulador en mano, haces un tic a las que estan bien y una cruz a las que están mal  y haces el facepalm de tu vida cuando ves la notita tan baja que has sacado (bueno, que saqué. A mí no me cabe duda de que sois unos espectadores super competentes e internacionales). Paso 1 completado.

Cuando, un buen día, descubres por Twitter que la convocatoria se ha abierto POR FIN y que tus destinos no son tantos como esperabas, pero SON que es lo que importa, entonces sí cunden los nervios. Empiezas a referirte a esto como una realidad.

O quizá yo le dé demasiada importancia a esto. La cuestión es que quiero estudiar el año que viene fuera, y en Islandia además. Si no, siempre nos quedará la bella Italia.

Estándar